El Ensayo Académico

¿Cuando lees te has preguntado…?
29 noviembre, 2017
La reseña bibliográfica o descriptiva
7 diciembre, 2017

El Ensayo Académico

¿QUÉ ES UN ENSAYO ACADÉMICO?

Autora: Paula Delgado

El ensayo académico es un texto en el cual el autor presenta un punto de vista u opinión personal sobre algún tema, y lo analiza y defiende a través de argumentos, basados en diversas fuentes.

Dicho análisis se debe realizar vinculando posicionamientos teóricos sobre un tema, problema o fenómeno, o relacionando dos o más fuentes bibliográficas sobre el mismo. La clave está en que, después de presentar las posturas de otros autores, el ensayista exponga y defienda su propia versión sobre ello, a través de enunciados que expresan valoraciones y argumentos que sustenten su postura.

Recomendaciones para elaborar un ensayo académico

  • Escribir como si el lector no conociera las fuentes bibliográficas.
  • Demostrar que conoce el tema, problema o fenómeno al cual se va a referir.
  • Presentar de manera clara y precisa un punto de vista o tesis.
  • Construir los argumentos con fundamentos adecuados.
  • Aunque el ensayo tiene un componente subjetivo, se debe argumentar de manera razonada.

ESTRUCTURA DEL ENSAYO ACADÉMICO

1. Introducción

El escritor debe presentar el tema o problemática de la cual se habla en el texto y plantear de manera clara y precisa su punto de vista respecto a este. Para esto, se requiere delimitar adecuadamente el tema. Además, es importante contextualizar al lector y despertar su interés.


En la introducción se usan términos como: “se analizan las posturas de…”, “se exponen las teorías /perspectivas/opiniones de...”, y se presenta el objetivo del ensayo con verbos como “analizar”, “comparar”, etc.

2. Desarrollo:

Consiste en plantear los argumentos con los cuales se defiende el punto de vista o se critican puntos de vista de otros autores. Se usan diferentes recursos para argumentar:
  • -Ejemplos
  • -Comparaciones
  • -Definiciones
  • -Datos estadísticos de organizaciones reconocidas.
  • -Datos históricos.
  • -Citas textuales y paráfrasis de otros autores.
Se debe hacer un análisis de cada uno de estos recursos.

3. Conclusión

En las conclusiones se espera que retomes los aspectos más relevantes de tu texto y presentes una síntesis de él, con el objetivo de reafirmar tu posición de una manera clara. También es importante que generes reflexiones alrededor de la tesis, planteando perspectivas sobre ésta.

4. Bibliografía:

Presenta las referencias bibliográficas que citó en el ensayo. Generalmente se usan las Normas APA.

EJEMPLOS DE LAS PARTES DEL ENSAYO

Título:

"El mundo simbólico, los mitos y la epilepsia"

Tomado de: Alegría, M. La lecto-escritura como herramienta, Leamos la ciencia para todos. Manual. pp. 30-31

Introducción

Párrafo 1:

En este párrafo se plantea la introducción al tema a desarrollar. En este caso, se hace un planteamiento general del hombre como un ser indefenso ante la naturaleza y sus misterios, pero a la vez inteligente y poseedor de la capacidad del lenguaje, es decir, de la capacidad de crear símbolos.
Ejemplo: El hombre es, por su sensibilidad y su capacidad de raciocinio, el ser más maravilloso de la creación; pero también una criatura de gran debilidad física. Ante las fuerzas de la naturaleza se encuentra muchas veces impotente, éstas le revelan su finitud y le recuerdan su pequeñez en el universo; pero una capacidad que él sólo posee entre todos los demás animales le permite trascender sus limitaciones: la posibilidad de organizarse socialmente gracias a su aptitud para la comunicación, con base en la cual generó el lenguaje, herramienta con la que excede los límites de su existencia corporal.

Párrafo 2:

En este apartado continúa la introducción y se formula lo que será la tesis central del ensayo: El hombre crea símbolos y mitos para explicarse los misterios de la naturaleza que lo atemorizan.
Ejemplo: La posibilidad de acceder a lo simbólico da a los seres humanos la oportunidad de abstraerse de sus limitaciones corporales. Ante ellas y frente a las fuerzas naturales que muchas veces los rebasan, los hombres crean mitos, símbolos que los compensan y dan impulso a su aliento vital.

Desarrollo

Párrafo 3, 4, 5, 6, 7: Se describen las razones que respaldan y demuestran lo afirmado en la tesis. Para ello se recurre a las investigaciones que especialistas en el tema han realizado previamente y están consignadas en libros o artículos. En un ensayo académico como este, es necesario que cada afirmación se apoye en informaciones y datos avalados por expertos en el tema. Como vemos, en este ensayo se recurre a las investigaciones de autores en sicología y neurología, como Simón Brailowsky; en sociología, como Terry Eagleton y en antropología, como James Frazer.

Las obras de estos autores se pueden aludir a través de la paráfrasis, como sucede en el caso de Brailowsky y Frazer (párrafos 3 y 7) o mediante al cita textual, como sucede con Eagleton (párrafo 5). En todos los casos, la referencia se hace claramente a través del uso del aparato crítico, que en este caso se hace como nota a pie de página.

Párrafo 3:

Debido al carácter religioso que el mito tuvo en la Antigüedad, Simón Brailowsky alude en su obra Epilepsia: Enfermedad sagrada del cerebro1, al origen divino que se le atribuyó a esta enfermedad en diversas culturas como la mesopotámica, en la que se le relacionaba con “la mano del pecado” y con el dios de la Luna.

Párrafo 4:

El hombre ha tendido siempre a dar interpretaciones mágico-religiosas a aquellos fenómenos naturales que escapan a su comprensión, creando en torno suyo relatos fabulosos en los que agentes impersonales que la mayoría de las veces son fuerzas de la naturaleza personificadas, realizan acciones con sentido simbólico.

Párrafo 5:

Terry Eagleton ha señalado que el hombre como ser cultural se distingue por su carácter simbólico, a diferencia de otros animales “cuyos cuerpos solo les dejan un poder limitado para liberarse de los contextos que los determinan”.2 Los símbolos míticos revelan a los seres humanos poderes que van más allá́ de los naturales y que, en el caso de la calidad sagrada que se concedió́ a la epilepsia, sirvieron para explicar por qué́ de las capacidades superiores de ciertos hombres que padecieron ese mal como Hércules, Sócrates, Mahoma, Dostoievski, Lord Byron, Flaubert y Van Gogh, a quienes Brailowsky menciona.
 

Párrafo 6:

La historia humana está poblada de mitos porque “el mito, igual que la ciencia, tiene la ambición de explicar el mundo haciendo inteligibles sus fenómenos. Igual que ella, pretende ofrecer al hombre un modo de actuar sobre el universo, asegurándole su posesión espiritual y material. Ante un universo lleno de incertidumbres y misterios, el mito interviene para introducir lo humano”. 3 No se trata de un ensueño gratuito sino de una hipótesis de trabajo, de un intento de salir de la impotencia en que el ser humano se encuentra.

Párrafo 7:

James G. Frazer en La rama dorada: Magia y religión 4 relaciona los distintos mitos con un número considerable de cuestiones a las que los hombres quisieron dar explicación por medio de ellos: el dominio del tiempo, el poder benéfico de los árboles, las estaciones del año, la muerte, la vegetación, los poderes espirituales, el mal y los elementos. Este autor da gran importancia a la religión en virtud de cuyos mitos se suple las limitaciones humanas ante el poder ilimitado de los dioses.

Conclusiones

Los mitos entonces, como parte de la cultura, ayudan a sobrevivir al hombre porque llenan vacíos de su naturaleza material al colmar necesidades que ésta no les permite satisfacer.

Párrafo 8:

En este párrafo se consigna de forma breve y concisa la demostración de la tesis inicial: El hombre necesita de los mitos para hacer frente a lo desconocido.

Bibliografía

Brailowsky, S. (1999). Epilepsia: Enfermedad sagrada del cerebro, México.

Eagleton, T. (2001). La idea de cultura: Una mirada política sobre los conflictos culturales, Barcelona: Paidós.

Mitologías, “Del Mediterráneo al Ganges”, Barcelona: Planeta. 1982, vol. 1, p. 4.

Fraxer, J. G. (1944). La rama dorada: Magia y religión. [Trads. Campuzano, E. y Campuzano T.] México: Fondo de Cultura Económica.